¿Qué tenemos por aquí?

Tarta de queso y chocolate blanco con salsa de caramelo


Y por fin, por fin llega esta supertarta que hace tanto tiempo que quería enseñaros, en casa la han catalogado como "la tarta de las tartas", para mi lo tiene todo, queso, chocolate y caramelo... ¡espectacular!, y encima es muy fácil de hacer, así que..., manos a la obra con ella.

Ingredientes (molde de 28 cm. diámetro)

La base

300 gr. galletas Digestive molidas
105 gr. de mantequilla sin sal

El relleno

675 gr. queso Philadelpia
250 gr. de azúcar blanca
1/2 taza de nata para montar
240 gr. chocolate blanco troceado
5 huevos de la L
1 cucharadita de esencia de vainilla
1 pizca de sal

La salsa de caramelo
150 gr. de azúcar blanca
250 ml. de nata para montar
30 gr. de mantequilla sin sal 

Preparación

1) Precalentamos el horno a 190ºC, y forramos la base del molde de la tarta con papel vegetal, y untamos las paredes con un poco de mantequilla.

2) Lo primero que haremos es la base, y para ello mezclamos las galletas trituradas con la mantequilla derretida, cuando esté bien mezclada cubrimos la base del molde dejándo la superficie bien lisa y compactada, para conseguirlo lo que podemos ayudarnos de una cuchara sopera. Lo horneamos unos 10 minutos, y cuando esté la sacamos del horno y dejamos enfriar por completo.

3) Reducir la temperatura del horno a 165ºC.

4) Ahora nos toca hacer el ganache de chocolate blanco. Para ello ponemos en un cazo la nata y la calentamos sin llegar a hervir, y cuando ya esté la vertemos sobre el chocolate blanco troceado que tendremos en un bol, mezclar bien y dejar reposar 1 minuto, y entonces mezclaremos de nuevo hasta que el chocolate esté totalmente derretido. Reservar.

5)  En un bol grande mezclaremos el queso con el azúcar hasta que obtengamos una masa homogénea y muy cremosa, y a continuación añadiremos el ganache de chocolate blanco y mezclaremos de nuevo muy bien.

6) Una vez bien combinado es el momento de ir incorporando, uno a uno, los huevos, es decir, esperando a que se incorpore bien el huevo antes de añadir el siguiente. Ahora añadiremos la vainilla y la pizca de sal y terminamos de mezclarlo todo muy bien.

7) Ahora tenemos que forrar bien, por fuera, el molde con papel aluminio, ya que vamos a ponerlo al baño maría. Vertemos la mezcla sobre la base de galleta, colocamos con cuidado el molde en una bandeja de horno y la llenamos con agua hasta la mitad del molde, más o menos, así que es importante que este molde sea bastante alto para que pueda contener bien el agua.

8) Hornearemos la tarta a 165ºC una hora, y después reduciremos la temperatura a 150ºC y dejaremos otros 45 minutos horneando, o hasta que el centro de la tarta esté cocido, y lo sabremos si la pinchamos con un palillo largo y este sale limpio.

9) Apagar el horno y dejar la puerta entreabierta hasta que se enfríe la tarta. Pasado el tiempo suficiente, sacar la tarta del horno y dejarla en el frigorífico al menos 4 horas.

10) Para hacer la salsa de caramelo ponemos el azúcar en una cazuela con paredes altas, y la ponemos a fuego medio hasta que se vaya derritiendo el azúcar con  mucho cuidado de que no se queme, y hasta que tome un tono dorado. Ahora añadimos la nata poco a poco y con mucho cuidado porque puede salpicar y el caramelo quema muchisimo, movemos bien y dejamos hervir 5 minutos. Retiramos del fuego y agregamos la mantequilla y mezclamos todo muy bien. Ya la tenemos lista, solo falta dejarla enfriar y vereis que se espesa un poco más.

11) Cuando la tarta esté fría la cubrimos con la salsa de caramelo y ya estará lista para servir. Si os sobra salsa de caramelo podéis servirla en una jarrita por si alguien desea añadir un poco más a su porción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada